Calcio: El mineral fundamental


El calcio es el mineral que más abunda en el cuerpo humano y su contenido es muy necesario para la formación de dientes, huesos y el correcto funcionamiento de todas las células del cuerpo.

En el cuerpo humano el 99% de este mineral se encuentra en los huesos y dientes, mientras que el 1% restante lo hallamos en los líquidos orgánicos.


El calcio, además es necesario para la correcta labor de las células de contracción muscular especialmente las del corazón y arterias, coagulación de la sangre, transmisión de impulsos nerviosos y mantenimiento de las membranas celulares.

Entre las principales fuentes naturales  de calcio se encuentran:

• Leche.
• Yogurt descremado.
• Quesos blancos.
• Cereales enriquecidos.
• Salmón.
• Sardinas con espinas.
• Vegetales de hojas verdes.
• Almendras.
• Frijoles.

Así como recibimos calcio también podemos perderlo o disminuir notablemente su absorción. Algunos alimentos, por su alto contenido de ácido oxálico (como la remolacha, espinacas y acelgas) pueden interferir en la absorción del mineral. Igualmente el alcohol, el exceso de azúcares, el alto consumo de grasas y alimentos ricos en fibras perjudican el proceso y, en algunos casos, producen pérdida de masa ósea. 

El consumo excesivo de proteínas y refrescos carbonatados o azucarados aumentan la eliminación del calcio por el riñón.



El calcio es fundamental para:

• Evitar la osteoporosis.
• Prevenir el cáncer de colon.
• Regular el colesterol sanguíneo y la tensión arterial
• Controlar la eliminación de proteínas en la orina, la retención de líquidos e hipertensión en mujeres embarazadas.
• Prevenir la aparición de apoplejía, lo cual ocurre cuando falla la circulación de la sangre al cerebro. 
• Evitar el insomnio, calambres musculares, taquicardia, estrés y recuperación de fracturas.
• Controlar el tratamiento del síndrome de tensión premenstrual y síntomas como:

- Irritabilidad
- Dolor de cabeza
- Dolor de vientre
- Depresión 
- Retención de líquidos


Los especialistas recomiendan 1.000 mg de calcio al día que puede ser complementada con suplementos en forma de pastillas.

El consumo excesivo, por encima de 2.000 mg diarios, puede causar estreñimiento y formación de cálculos renales.

Entradas similares