El huevo y el colesterol


Estudios han relacionado el consumo excesivo de grasas saturadas, como la mantequilla, margarina, leche, etc. con aumento en las cifras de colesterol, atribuyéndole la peor parte a uno de los alimentos más importantes para la nutrición como lo es el huevo

A partir de esto y de la publicidad mal orientada, se redujo drásticamente el consumo del huevo luego de divulgar que la yema o “amarilla” contenía una alta cantidad de colesterol (aproximadamente unos 250 mg.).

Debido a este mito se comenzó a limitar, e incluso prohibir su consumo, ignorando que además de colesterol la “amarilla” contiene: 
  Calcio:  145  mg
  Fósforo 500 mg
  Hierro  6,8 mg
  Magnesio 16 mg
  Potasio 138 mg
  Vitamina A 768 F.R.

Sin contar que además contiene cantidades menores de Zinc, Tiamina, Vitamina B6 y proteína (16 gr.), más que la “blanca”.


El énfasis puesto en el contenido de colesterol provocó que se haya desestimado la importancia de la “clara”, constituida por albúmina, la cual es la proteína que se toma como referencia para analizar y comparar el valor nutricional de todas las demás proteínas alimentarias.


La albúmina,  o “clara”, contiene por 100 gr:
  Proteína  10,8 gr
  Calcio     7  mg
  Fósforo  16 mg
  Magnesio   12 mg
  Sodio   170 mg
  Potasio  154 mg
Y cantidades menores de: Tiamina, Vitamina B6, Niacina y Rivoflavina.


Es bien conocida la relación que tiene el nivel de colesterol sanguíneo con las enfermedades cerebro-cardiovasculares, razón por la cual se le da importancia a dichos niveles. 

La ingesta de colesterol proveniente de los alimentos muestra aspectos interesantes:
• Una ingesta baja produce aumento de la cifra de colesterol sanguíneo.
• Una ingesta de más de 500 mg. (equivalente a 2 huevos) no modifica las cifras del colesterol en la sangre.

De tal manera, no se justifica el pánico y fobia a consumir huevos aún en regímenes en los cuales se busca disminuir la cifra de colesterol, y dada su importancia nutricional es recomendable consumir entre 3 y 4 huevos por semana, dentro de una dieta saludable, bien planificada en cuanto a calorías, proporción de proteínas, grasas, carbohidratos y fibras dietéticas.

Ingerirlo de esta manera no representa ningún riesgo para la salud
 ¡Disfrútelo! y planifique con su médico especialista su estrategia alimenticia, la cual nunca debe ser restrictiva en cuanto a la variedad de alimentos.

Entradas similares